Siguenos en :

Cardenal Baltazar Porras, desde Gruta de Greccio, Italia: El adviento y la navidad son una invitación profunda a que aprendamos a vivir en paz

El Arzobispo de la Arquidiócesis de Caracas, Cardenal Baltazar Porras, continúa en Roma, Italia, cumpliendo con sus deberes pastorales y realizando las labores pertinentes al proceso correspondiente en la Causa de Canonización del beato José Gregorio Hernández.

El pasado viernes 8 de diciembre, desde la Gruta de Greccio, donde San Francisco de Asís realizó la primera representación del pesebre —en medio de dificultades que había contra la Iglesia, en medio de ataques y calumnias, según resaltó Porras—, el Prelado extendió la invitación a orar por Venezuela, por todos sus fieles y por la labor que realiza nuestra Iglesia. Señaló que este tiempo, de Adviento y de Navidad, es una invitación profunda a que aprendamos a vivir en paz, respetándonos los unos a otros y a ver que hay muchas cosas buenas y positivas que se hacen en nuestro país y que la Iglesia en este tiempo las lleva adelante».

https://www.instagram.com/reel/C0pa1x2Pbhu/?utm_source=ig_web_copy_link&igshid=N2ViNmM2MDRjNw==

«Qué bueno que sepamos también descubrir las muchas cosas buenas que hay en Venezuela, entre nosotros. José Gregorio Hernández nos llama a esa unión de todos, más allá de las diferencias que podamos tener», señaló en un video que compartió nuestra Arquidiócesis de Caracas en la cuenta de Instagram.

«Que esta oración se haga viral en todos los hogares, en todos los corazones, para que así podamos tener una navidad en paz, con alegría y con esperanza», precisó.

https://www.instagram.com/reel/C0pZZebP3j1/?utm_source=ig_web_copy_link&igshid=N2ViNmM2MDRjNw==

San Francisco de Asís montó el primer Nacimiento en la gruta de Greccio en 1223. Desde el pasado sábado 9 de diciembre hasta el 7 de enero de 2024 -fiesta del bautismo de Cristo que marca el final del tiempo litúrgico de la Navidad-, los peregrinos y turistas que se encuentren en Roma podrán admirar en la plaza de San Pedro una cuna de tamaño natural que representa el establo de Belén enclavado en esta mencionada gruta de Greccio, en el pequeño pueblo italiano donde nació la primera cuna viviente imaginada por san Francisco de Asís.