NOTICIAS

  • Inicio
  • /
  • SAN FRANCISCO JAVIER, MISIONERO EN LAS PERIFERIAS

SAN FRANCISCO JAVIER, MISIONERO EN LAS PERIFERIAS

Publicado por: Oficina de Prensa Arquidiócesis de Caracas el Martes 03/12/2019

Francisco de Jaso y Azpilicueta, mejor conocido como Francisco Javier, fue un religioso misionero, fundador junto a sus siete compañeros de la Compañía de Jesús. 

 

Nacido en el seno de una familia de nobles, vio la luz primera en el Castillo de Javier, dentro del reino de Navarra, actual España, el 7 de abril de 1506, puesto que su padre Juan de Jasso, era presidente del Real Consejo de los Reyes de Navarra.

 

Luego de que su familia atravesara varias penurias como la muerte de su padre, la pérdida de sus bienes durante las luchas franco-españolas, Francisco se muda a estudiar en París al rededor del año 1528, donde conoce a Ignacio de Loyola, con quien al principio no simpatizaba pero con el pasar del tiempo terminarían siendo grandes amigos y fundadores de la Compañía de Jesús.

 

Es ahí donde junto a cinco compañeros más, crean lo que sería la Compañía de Jesús. En agosto del año 1534, estos siete hacen votos de castidad y caridad, y prometen realizar un viaje a Tierra Santa.

 

En 1537 es ordenado sacerdote en Italia, donde junto Ignacio y demás compañeros esperaban ser enviados a servir en Tierra Santa, pero ante la tardanza de este envío, acudieron al Papa para ponerse a disposición. Y en 1540 es enviado a Lisboa, momento crucial en su vida, pues su vida de misionero se intensifica.

 

Pasó por muchos lugares predicando el amor de Dios, los cuales destacan: las comunidades africanas colonizadas por los portugueses donde enseñó a las tribus, aprendió sus lenguas y tradujo textos cristianos para que pudiesen comprender; pasó por Mozambique; continuó la travesía por la India, llegando hasta Japón donde formó una comunidad cristiana con el permiso del príncipe en Yamaguchi, donde los conversos en su mayoría eran samurais.

 

Su deseo de ir a China para evangelizar esas comunidades, le trajo bastantes problemas. Mientras esperaba el navío que les introduciría clandestinamente en la nación China, Francisco muere el 3 de diciembre de 1552 en la isla de Shangchuan. Su cuerpo fue llevado a Goa, lugar donde fue enterrado en 1554.