NOTICIAS

  • Inicio
  • /
  • CONMEMORACIÓN 18 AÑOS DE LA MUERTE DEL CARDENAL JOSÉ ALÍ LEBRÚN MORATINOS

CONMEMORACIÓN 18 AÑOS DE LA MUERTE DEL CARDENAL JOSÉ ALÍ LEBRÚN MORATINOS

Publicado por: OFICINA DE PRENSA ARQUIDIÓCESIS DE CARACAS el Jueves 21/02/2019

"SOY UN HOMBRE AMPLIO, PORQUE NACÍ A ORILLAS DEL MAR CARIBE"

 CARDENAL JOSÉ ALÍ LEBRÚN MORATINOS.

      Siendo el mayor de cinco hermanos y nacido en la ciudad de Puerto Cabello, estado Carabobo, el 19 de marzo de 1929, José Alí Lebrún Moratinos  -quien es un hito en la historia de la iglesia católica venezolana- cursó sus primeros estudios siguiendo a los Hermanos de las Escuelas Cristianas, lo que como consecuencia llevó a que ingresara, en 1933, al Seminario Interdiocesano de Caracas. Para 1937, fue enviado a la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, donde obtuvo  la licenciatura en Filosofía y creyente en su fe  comenzó a estudiar Teología en esta alma máter. Sin embargo, por dificultades ajenas a sí, fue trasladado a la Universidad Javeriana de Bogotá, Colombia, donde finiquitó su carrera con la licenciatura en Sagrada Teología.

                Abnegado y perseverante, José Alí  fue ordenado sacerdote en diciembre de 1943 en la ciudad de Valencia, mediante Monseñor Gregorio Adam, Obispo de esa entidad, donde desempeñó diversos cargos dentro de la Curia Diocesana: como director espiritual y rector del seminario; clérigo y miembro de la Facultad del Colegio de Nuestra Señora de Lourdes, capellán de la cárcel local, asesor diocesano de las Jóvenes de Acción Católica; también fungió como  director de Cultura Católica y del periódico El Carabobeño, entre otros -entre 1943 y 1956-.

                Sucesivamente, el 2 de agosto de 1956 fue promovido como obispo titular de Arado de Fenicia y obispo auxiliar del Excmo. Marcos Sergio Godoy. No obstante, fue el 2 de septiembre de ese mismo año donde lo consagró el Nuncio de su Santidad, Excmo. Mons. Raffaele Forni, en la Catedral de Valencia.

                Como verdadero maestro del ejercicio del cristianismo y  luego de la muerte  de Mons. Godoy, lo designaron como Administrador Apostólico de la Diócesis de Maracaibo, hasta su traslado por Su Santidad Pío XII, siendo el primer obispo de la Diócesis de Maracay, estado Aragua, el 21 de junio de 1958.

                Tiempo después, de acuerdo a las órdenes del Papa Juan XXIII, Mons. José Alí Lebrún Moratinos cumplió  su traslado, nuevamente, a la sede de Valencia, en marzo de 1962, lugar desde donde se desempeñó durante 10 años; es en este proceso en el que asiste al Concilio Vaticano II hasta 1965. Mientras que el 24 de agosto de 1968 frecuentó  la II Asamblea General del Episcopado Latinoamericano, en Medellín, Colombia.

                Aferrado a su fe y al amor de Dios obtuvo el traslado hacia Caracas, en 1972, como arzobispo coadjutor, hasta 1975; y Administrador  Apostólico de la Arquidiócesis de la ciudad capitalina -uno de los ejercicios más importantes de su vida- gracias a su Santidad Pablo VI. Asimismo, fue vicepresidente de la Conferencia Episcopal Venezolana y para el 13 de febrero de 1979 asistió a la III Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, en Puebla, México.

                Un año después, el 24 de mayo de 1980, sucedió a la sede Metropolitana de Caracas. En 1983, recibió la birreta roja y el título de S. Pancrazio, convirtiéndose en Cardenal presbítero;  y entre los recuerdos queda la bendición litúrgica al Monumento a la Virgen de la Paz, en Trujillo, que se construyó en 18 meses y se inauguró el 21 de diciembre de ese mismo año.

                Su asistencia a los eventos referidos de la iglesia siempre fueron significativos: la II Asamblea Extraordinaria del Sínodo de los Obispos, en la Ciudad del Vaticano, del 24 de noviembre al 8 de diciembre de 1985; y a la IV Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, en Santo Domingo, República Dominicana, del 12 al 28 de octubre de 1992.

                Cabe destacar que el 27 de mayo de 1995, monseñor José Alí Lebrún Moratinos renunció al gobierno pastoral de la Arquidiócesis, después de un largo período sirviéndole a la iglesia y fue el 19 de mayo de 1999 que perdió el derecho a participar en el cónclave tras cumplir los 80 años de edad.

 

                Dos años después,  en el Hospital Padre Machado de Caracas, un miércoles 21 de febrero de 2001, murió un constructor de la paz -segundo cardenal venezolano- , en el momento en el que la iglesia celebraba la designación de monseñor Ignacio Velasco como cuarto cardenal en el país.